sábado, marzo 20

Resonancias Inadvertidas


En días pasados estuve sometido a una gran gran cantidad de estrés mucho más del que normalmente estoy acostumbrado, ya que nunca pensé poder atender mil peticiones de mil voces en tan poco tiempo, además de que cada persona que quería algo lo pedía con tal urgencia que pareciera que de eso dependía su vida.


Tres días de suma actividad y en verdad sentía que nunca iba a terminar, sin embargo tras una breve situación pudimos terminar el segundo día sin percances, el caso es que me pasó algo bien chistoso. Al momento de llegar a mi casa y querer parar la actividad, querer dormir y descansar, el cuerpo no me lo permitía, no podía parar mi mente porque todavía estaba en el Museo y todavía estaba atendiendo a la gente; es ahí cuando recordé aquella situación desde hace más de un año cuando choqué y destruí mi carro.


Existen resonancias o ecos que quedan después de un desgaste fuerte de energías o recursos físicos, y por más que uno quiera dejar de estar en funcionamiento la mente sigue activa en los pendientes del día. Recuerdo que a los pocos meses de mi accidente en carro, pasaba por ese lugar en donde había ocurrido y sentía que revivía el golpe o mínimo en mi mente volvía a pasar una y otra vez.

No hay comentarios.:

National Geographic Photos