miércoles, abril 29

Conviene hablar bien de las cosas

Llegado su momento, uno debe dejar a un lado esa actitud tan crítica y en ocasiones criticona. Hace algunos meses, o semanas, una persona de quien he aprendido muchas cosas, y quien en cierto sentido ha sido el mejor ejemplo laboral que he tenido; me notifico que mediante una asociación civil asesorada por él mismo, habían logrado conseguir fondos del Gobierno Federal, para apoyar a jóvenes creadores en el desarrollo de su propuesta artística; es decir, que daban dinero.

Lo cual me pareció magnífico, porque como músico independiente siempre el clamor, es por dinero, equipos y apoyos desde luego. El caso es que hace unos días, TONICO, recibió el apoyo que CONACULTA canaliza mediante esta asociación civil. Nosotros súper contentos y más felices que un burrito en primavera...

Lo que motiva este post es lo siguiente: Así como en ocasiones soy el número en criticar y censurar, en mega enojarme por las molestias que constantemente el gobierno nos ocasiona; debo ser agradecido y hacer notar que este tipo de apoyos en realidad si estimulan a los creadores y facilitan en una considerable parte nuestra labor. Así que gracias por el apoyo y adelante

sábado, abril 25

¡¡¡ahhhh, dormí como muerto!!!!

Después de una semana súper ajetreada, entre fallas mecánicas de mi vehículo, envíos de curriculum a instituciones, empresas y demás; con el fin, de poder encontrar trabajo pronto, además de ciertos conflictos amorosos, esta semana ha sido una de las peores que he tenido en hace mucho tiempo.
El caso es que el día de ayer, en lugar de hacer la clásica Noche Tonico, estuve con los chicos ensayando para el PROYECTO VAGABUNDO '09, y después de despedirme de mi amor en la noche porque ella había tenido guardia en el trabajo, me dispuse a ir a mi casa, tras el éxito fallido de la cerveza encargada a mi hermano para seguirle en casa tranquilamente, me resigné; tomé mis pijamas, y me dispuse a dormir a pata suelta. El caso es que todas las noches programo mi cerebro para más o menos despertarme a cierta hora, pero hoy no lo hice, así que por eso, me desperté súper tarde y llegué un poco retrasado al trabajo; y chirrín chirrión así termina la historia de hoy mis estimados bloggeros, que estén bien y ojalá no me pase de nuevo y mucho menos a ustedes. Saludos

viernes, abril 17

Pensamiento del día de hoy

"Por favor, que ya hagan casas en la luna, quiero vivir ahí, esta pinche tierra se torna aburrida con el tiempo, además malditos humanos nos la estamos jodiendo."

miércoles, abril 15

¡Cómo odio las películas en las que nunca pasa nada!

El día de ayer, como en muchos días de mandil o visita, mi chica y yo nos dispusimos a ver películas, tirando la concha y devorando rapazmente unos ricos molletes hechos con el tradicional "torcido" sonorense. Es algo normal, que un martes veamos pelis y tiremos la concha a todo dar; por lo cual, de una o de otra manera hemos visto muchos de los estrenos que están por rentarse hoy en día.


El día de ayer vi una película mega enfadosa que se llama Marley y yo, algo así; y cuenta la historia de una pareja de escritores gringos que compran un perro para entrenarse antes de tener familia, y este perro es la reencarnación del mismo satanás pero en animal, obvio. Después de la primera media hora, les juro que esperaba que pasara algo, y que la trama diera un giro, sino romántico o chusco, dramático; pero no pasó nada. Para la hora y hora y media, la movie seguía como empezó con el mismo chiste del perro desastroso y listo no pasaba de ahí. Al final a las casi dos horas, el perro fallece y la familia súper triste y fin, así termina. Lo cual me hace cuestionarme fuertemente ¿Apoco la historia de la película, era nada más del perro?, porque en cuanto no figura el perro ésta se termina. Y a pesar, de que salía Jennifer Aniston, la película no estaba para nada atractiva.

Al final de la película, llegó la hora de partir, y yo me quedé pensando, ¡Demonios, cómo odio las películas en las que no pasa nada!, porque aunque me la pase a todo dar abrazado de mi chica, y esté súper agusto llenísimo por la cena, siento que pierdo horas de mi vida, viendo algo que es por demás desabrido y soso; por lo cual yo sugeriría que debería haber un sello en las películas o una advertencia que diga "ALTAMENTE ABURRIDO, VEÁSE BAJO SU PROPIO RIESGO" o bien, "ESTA PELÍCULA CONTIENE MATERIAL ALTAMENTE ABURRIDO, ALÉJESE DE NARCOLÉPTICOS Y PERSONAS ADEPTAS A DORMIR A PIERNA SUELTA". jajaja, en fin, si alguien conoce alguna película aburrida en la que no pase nada, cuénteselo a quien más confianza le tenga y MUCHO MUCHO OJO.

martes, abril 7

¡Qué difícil es ser músico, hoy en día!

Muchas cosas negativas -desde mi punto de vista- pasaron en los ochentas.

Fue en esa década en que la moda de plano perdió el curso, se usaban unos pelos llenos hasta la madre de fijador, colores chillantes, ropa bombacha y demasiado holgada, nace por ahí un ritmo creado por la gente marginada de Estados Unidos, llamada RAP -¡Ah, como lo odio!, no se como a eso se le puede llamar música, pero en fin, el gusto se rompe, o mejor dicho se desmadra en géneros. En esos ayeres Michael Jackson era un jovencito morenón, no tan oscuro, pero morenón; se descubrían los efectos dañinos de la drogas y enfermedades de transmisión sexual, ocasionadas por tanto desenfreno en décadas anteriores, como el SIDA.

Las personas, se concentraban aún más en el consumismo, -al estilo americano-; por que el mexicano es con-su-mismo, pantalón, camisa y zapatos, porque no hay para más. Pero bueno, en el sentido global las economías dejaron totalmente de ser de producción para ser de consumo, la gente se concientiza que el comprador y el que tiene el dinero, tiene el poder; y que en ocasiones hasta un servicio puede ser producido, toman fuerzas franquicias de comida rápida y la gente ve más televisión que nunca.

Considero que análogamente a la historia del Arte, los ochentas son muy parecidos al Barroco y al Manierismo, que continúa líneas antes trazadas, pero que las lleva hasta los límites. Si se preguntan, ¿a dónde demonios quiero llegar con tanta parlanchinería?, lo sabrán a continuación.
Existen muchas fuentes que confirman que si antes, los artistas eran explotados y las disqueras se hacían millonarias, es en esta década que la música (industria musical) tomó más fuerza y que fue justo en esos momentos que las personas empezaron a consumir con mayor intensidad productos (Discos) en lugar de creaciones artísticas, y desde luego menos reparaban tanto, en lo que cada artista comunicaba... Que se podía esperar de una sociedad que había olvidado los estragos de la Segunda Guerra Mundial y de un conflicto bélico de intereses capitalistas como Vietnam, así como los ideales defendidos por hombres y mujeres tan libres como Dylan, Baez, o Mitchell, que son sus ideas tan libres habían creado un idilío musical como lo fue WOODSTOCK.

Demonios, siempre me desvío del tema, pero creo que ha sido atinado todo comentario realizado; en esta década de los ochentas, el boom discográfico tuvo su mayor auge y da inicio a lo que hoy conocemos como el consumismo musical; la música no es algo material, es algo que vive en otro nivel, porque no la podemos tocar, ni la podemos comer, ni defecar, pero sin embargo hay maneras de encerrarla, o grabarla, y en cierto sentido hacerla prisionera. Creo que la crisis y el conflicto creativo que se vive hoy en día, y que podemos ver, en cuestiones tan simples como la falta de imaginación para escritores, guionistas, musicos, compositores y cualquier otro practicante de las disciplinas artísticas, tiene su génesis en esta década, al igual que en la plástica, se vislumbra la muy temida y conocida posmodernidad.

Hoy en día, es virtualmente imposible para un musico lograr obras de arte tan eternas y mágicas como son todos y cada uno de los discos de Hendrix, Lennon, McCartney, Los rollings, y demás bandas de los 60's y 70's; en parte, es multifactorial, pero, es ocasionado también porque las personas, no tienen el tiempo, ni las ganas de pensar, sentarse a escuchar a sus grupos favoritos, y muchos menos para cuestionar a la autoridad, o los sistemas que nos dominan, porque esos tiempos ya pasaron, la sociedad vive satisfecha con sus carros, joyas, televisores, antenas, radios satelitales, intenernet y mil un porquerías más, lo que nos lleva a pensar: "El problema no es que vivamos en una sociedad de consumo, sino que en ocasiones esa diálectica es transpolada, como nuestro contacto con las personas, cuando las tratamos como objetos, que podemos usar y desechar".

En el panórama mundial, sucede lo mismo, cuando un artista trata de decir algo y ser escuchado por muchos, llegan otros diez artistas que guiados por una tendencia hacen algo similar y opacan a este primero que de verdad tenía algo que decir; o bien, si somos ávidos seguidores de algún artista, y éste tarda tiempo en producir algo nuevo, para nosotros ya no tiene el valor, ya no es tan bueno, vivimos a la expectativa de la novedad, insatisfechos por lo que tenemos y siempre pensando en el siguiente; como si algo tan bello como el Arte pudiera ser consumido cual papa frita de las estúpidas franquicias millonarias estadounidenses.

Como músico considero que el reto es inmenso, el poder conseguir que dos o tres sientan lo que uno dice, aunque sea por un instante y que éstos se identifiquen, pagan y valen más que cualquier cosa, lo malo es que en ocasiones el mismo medio nos hace olvidar eso, y cuestionarnos, para qué chingados hacemos música. Espero siempre tener en vista que la idea es siempre comunciar y poder sacar algo que de otra manera saldría abruptamente.



En este momento como en muchos otros, me siento de manera muy parecida a la foto, tengo dos opiniones, tengo dos sentires, dos polos, que jalan para cada lado, y no se a cual debo hacerle caso. Se que debo hacer las cosas que según los estándares son correctas; y por otro lado, están aquellas que no lo son del todo, sin embargo, ninguna de las dos me motiva, ni ninguna de las dos tiene más peso que la otra, es decir; un estado de automático, un estado en el que nada importa demasiado, creo que lo único que quisiera es en serio dejar de respirar, o dejar de existir solo un día, y ver qué pasa.

lunes, abril 6

200 posts



Hey, creo que esto si es algo para hacer notar, mi blog, ya está grande. llevo a la fecha 200 post publicados, sin contar los de aquel blog en que solo tengo fotos; es como pensar que viene una etapa para este espacio de interacción social...

Gracias a quien pueda interesarle leerme de vez en cuando y esperemos que pueda seguir escribiendo por mucho mucho tiempo más.

sábado, abril 4

La música

Desde que tengo uso de razón, y soy una persona más o menos consciente, recuerdo que la músia ha estado a mi lado, hasta en los peores momento una melodía ha estado rigiendo o dirigiendo acontecimientos diversos. En muchas ocasiones, al ser solo un espectador, la música se percibe de otro modo, y no como lo haces cuando ya puede tocar, creo que alguien en alguna ocasión me ayudó a reflexionar sobre este curioso dato, ¿Cómo percibirán la música las demás personas? ¿Creen que cada instrumento tiene su personalidad?, ó ¿solo verán el conjunto y el placer que produce oirla?. No he llegado a ninguna conclusión, pero sé de personas que no tiene formación musical, y qué bien distinguen los diversos instrumentos, pero supongo que es un modo distinto, del cómo se percibe, no es igual como alguien muy letrado oye música, a cómo la oigo yo...
Pero bueno, viene a mi mente esto, porque en más de alguna ocasión, me he topado con que al menos en la música popular, es mucho más grato oir una buena canción sencilla y agradable, que aquellas construcciones súper elaboradas que a fin de cuentas no dicen mucho, pierden en expresividad; por eso mismo yo prefiero algo sencillito, y es que en muchas ocasiones las cosas que oímos son solo elementos básicos combinados de manera curiosa.

Si reflexionamos la música, tiene unos cuantos elementos básicos, que son innegables, y forman como nuestro vocabulario básico.
El ritmo. que tiene que ver con la velocidad en que las notas son tocadas, dependiendo la intención uno puede usar el ritmo solo para transmitir una emoción mucho más tranquila o rapaz, cómo esos bonitos ritmos del indie que en ocasiones todos amamos por sus rápidez e inmediatez a los sentidos. En muchas ocasiones tiene mucha relación con el tiempo de la melodía. La melodía, tiene relación con la unión de varias notas tocadas a un tiempo para lograr darle cuerpo a la pieza, en ocasiones la conjunción de notas, puede ser armónica o no, pero por lo regular cuando la melodía no está basada en una armonía sencilla, puede ser un poco incómodo si no se está acostumbrado; muy relacionado con la melodía está el tono, es decir en qué nota de la escala musical, se ubica la canción, además, si las tonalidades son usadas en modo menor, la canción tenderá a ser mucho más triste o meláncolica que una en modo mayor.

Estos son algunos elementos básicos que componen cualquier pieza musical, y sin embargo existen estrategias para hacer aún más atractiva una pieza, por ejemplo, en el caso de la música ranchera o popular, o incluso folclórica, la melodía que rige la composición debe ser muy sencilla, para que cualquier persona sin importar su instrucción en dicha arte; pueda disfrutar y que además sea fácilmente tarareable, ahí entre el aspecto de la fácil reproducción de los sonidos escuchados. Sin hacer menos ni más ningún tipo de música, cabe aclarar.

Otra estrategia utilizada, son la reiteraciones sónicas. Cuando alguna pieza repite en muchas ocasiones un mismo sonido, adquiere ese poder hipnotizante y enerbante, en que la melodía pasa a un segundo término y lo más importante es el ritmo, que puede sincronizarse con nuestro ritmo vital y hacernos disfrutar en mayor medida, mucha música utiliza este elemento para atrapar al escucha y después desarrollan la melodía. Hoy en día con la ayuda de la tecnología se pueden crear muchos ambientes envolventes, que permiten dejarse llevar; pero yo he escuchado por ahí, como antes mediante coros vocales se conseguían efectos muy curiosos. Desde luego los matices son un elemento importantísimo para hacer una pieza mucho más interensante, pues es una manera muy eficiente de llevar al escucha de un punto a otro; análogo al desarrollo de los cuentos, es el momento del clímax, en el que el pico más alto de la pieza exacerba nuestros sentidos a su máxima capacidad.

La forma en que cada uno de los instrumentos, funciona como una voz que nos va diciendo algo, y es que si reflexionamos un poco, muchos de los sistemas, -sino es que todos- son análogos a nuestras capacidades como humanos, la música, en todo caso es otro medio de comunicación, y es que no es la misma comunicación que uno establece cuando habla, qué cuando escuchar, o cuando estamos conversando con algún instrumento, pero a fin de cuentas, es todo un proceso comunicativo, con la intención de poder compartir nuestra experiencia en este mundo.

Aclaración: No ando drogado, solo son cosas guardadas que había pensado en alguna ocasión, espero les haya gustado.


National Geographic Photos