domingo, julio 18

Hartazgo

Bueno, estoy enojado de nuevo, porque había escrito un post bien fregón con fotos y todo, y se me borró por wey, ya sabía que si uno hacía tal combinación de botones se podía borrar y que la muy desgraciada máquina cuando quiere lo hace. Pero en fin, no quiero dejar pasar la oportunidad de platicar un poco lo que me pasó hace algunas semanas.

En los pasados viajes estuve leyendo un libro que Felipito Calderón hizo llegar "a todos los mexicanos", sobre la Historia de México, la verdad no es nada malo, de hecho es todo lo contrario es bastante ilustrativo y presenta una visión más que panorámica estética o visual de lo que debemos conocer de nuestros antepasados y nuestra historia, no es una simple cronología cargada de fechas y personajes, como suelen ser este tipo escritos.

Al leer esas hojas me enteré de algo que yo pensaba había iniciado en la colonia, resulta que las antiguas civilizaciones prehispánicas habían antes que los españoles conquistado, aplastado y usurpado territorios donde otras culturas se habían asentado, habían destruido sus castillos, o en este caso pirámides o templos y demás con la cintura en la mano, es por eso que de inmediato pensé en la pintura de Juan O’ Gorman, que hace alusión a este tipo de situaciones. El nombre no lo recuerdo de primera mano pero es algo así como sobre las viejas ruinas se fundan otras, haciendo alusión a aquello que destruyeron los conquistadores prehispánicos y los españoles.

Me vino a la mente por que constantemente pienso en todo el daño que hicieron los españoles, y desde luego sería estúpido negar lo bueno que nos dejaron. Pero si estoy consciente que todos los vicios y malas costumbres que goza el país, se fundaron en la conquista y colonia, tantos abusos y esas manías de los españoles por usurpar lo nuestro y pisotear a nuestra gente.

Pero bueno, ¿A qué se debe tanto choro?, lo que pasa es que como les decía hace algunos días estuve por salir de mi casa en la camioneta, y lo típico, prendí la camioneta, la dejé un rato calentar, observé el retrovisor y me percaté que una patrulla estaba ahí parada a media calle hablando con otra. Decidí dar reversa y cuando hice eso, al mono que estaba en la patrulla se le ocurrió darle también y como le obstruía el paso, éste se molestó y se paró, me hizo un ademán de reto y se fue. Yo me quedé trinando del coraje y pensando. Bájate del pinche carro y quítate el uniforme y verás como te pongo como trapo viejo, pero desde luego que eso no me dejaría ningún provecho.

Por si fuera poco, al llegar a la esquina donde está un alto total, decidió brincárselo, y eso aumentó mi coraje e indignación, y pensé para mis adentros: no puede ser que México con su riqueza, con la calidez de su gente y toda la historia tan rico e importante siga viviendo este tipo de injusticias y de incoherencias para toda gente pensante, el poder está en manos de incompetentes y burócratas que se han dedicado a hacer de su vocación profesión como parásitos montados en la espalda del pueblo. No es justo que a quien reparta le toque la MAYOR PARTE, debemos quitarnos esa idea de la mente.
No puede ser posible que aquellos que dicen “Protegernos” y que “Trabajan para nosotros” usen las leyes y reglamentos a destajo y a conveniencia, es necesario dejar de ser niños, madurar y crecer, y que aquellos que no tienen educación ni preparación para responsabilidades tan grandes como salvaguardar nuestra seguridad, no conocen siquiera el manual ni las reglas, al contrario creo que lo han usado para limpiarse después de ir al baño o para sonarse la nariz.

Es que por más que uno intente verle el lado positivo, en ocasiones ¡no se puede! Y menos con este tipo incidentes que son tan reincidentes. Bueno, creo que después de esta catarsis, estoy listo para seguir con mis labores y dar paso a mejores experiencias, sobre todo hoy que es viernes.

No hay comentarios.:

National Geographic Photos