lunes, octubre 8

De extrañas Químicas

No creo que nadie pueda pedir o estar consciente de lo que la va a tocar en el momento en que su cuerpo va asimiliando las distintas sustancias que se introducen al cuerpo. ¿A qué viene todo esto?. Haciendo un poco de historia personal, comentaré que cuando era niño, padecía de múltiples deficiencias respiratorias, por lo cual enfermaba con cierta frecuencia; lo cual de seguro fue un tormento para mi mamá, puedo estar seguro de ello. La cuestión es que en diversas ocasiones llegué casi a congestionar de calentura. Es ahí donde llegamos justo al momento que quiero comentar, por esos mismo padecimientos, sufrí de una sobremedicación, lo cual resultó en una alergia y repudio de mi cuerpo hacia la Neomelubrina.

Desde entonces creo estar consciente que mi cuerpo, ha cambiado la forma en que asimila las sustancias, además de que siempre he tenido una muy rápida digestión que todo lo consumo en breve tiempo... Tal vez para muchos personas que puedan llegar a tener contacto con este material, puedan cuestionarse seriamente, qué importancia puede tener este tipo de hechos para mi vida actual o como información general para cualquier persona.

Resulta, que desde hace tiempo reparo y reflexiono sobre mi química personal, o la forma en que mi cuerpo aprovecha o retoma las sustancias de los diversos alimentos ingeridos. No hace mucho tiempo al empezar a consumir tabaco que empecé a notar que el olor salía fácilmente por mis poros, al transpirar, de la misma forma cuando bebía, el olor era sumamente identificable, ahí empecé a notar ciertos indicios de la forma en que funcionaba mi organismo. Otro de mis tantos descubrimientos, es que mi estado de ánimo, mi situación emocional en muchas ocasiones depende de las energías o del tipo de alimento que haya ingerido; he llegado a estar super deprimido y al borde del suicidio en ocasiones en que he estado más que nada "cansado", bien super deprimido, pero pocos minutos antes haber tomado un poco de café y eso hace detonar en mi, cual si fuese un fuerte estimulante, unas energías increíbles y unas ansias terribles. En este sentido, he comprendido que en muchas ocasiones no es que yo esté deprimido o dolido, es simplemente que mi cuerpo, no tiene las energías suficientes como para que yo pueda mantener un comportamiento enérgico. Lo mismo me pasa a la hora de dormir, si no voy bajando mi perfil poco a poco, cuando menos lo pienso el sueño se me espanta y mi cuerpo inyecta energía y puedo estar con los ojos pelos por horas, meditabundo.

Del mismo modo, en que mi digestión es rápida, igual es la asimilación de productos alcohólicos, no soy una persona que pueda ingerir grandes cantidades, y fácilmente me mareo, es igual cuando como algo que me hace daño, tal es el caso de camarones crudos, a los cuales soy alérgico y con solo probarlos, se me cierra la garganta y respiro con dificultad.

Sobre lo anterior en un sinfín de ocasiones he meditado y me ha ayudado a entender que no es que yo sea una persona depresiva, o voluble, sino más bien que así como mi cuerpo en ocasiones asimila alguna sustancia de una manera, del mismo modo mi estado de ánimo en muchas ocasiones no asimila los acontecimientos de la misma manera en todos los intentos. Extraña química, extraña persona...

No hay comentarios.:

National Geographic Photos