martes, octubre 2

Ya ni pa estar triste me da esta vida

Pasan a mi alrededor mil y un cosas desagradables y un sin fin de cosas buenas, de las primeras ya no puedo ni entristecerme porque no tengo humor para estar de malas, pero eso si me siento desganado así, como sin energías...

De las segundas no me puedo quejar, voy consolidando cada vez más mis proyectos y mis anhelos van tomando forma, nuevas ilusiones y cada vez más una personalidad consolidada, "Sé que estoy en lo correcto aunque más de tres cuartas parte del mundo piensen lo contrario", solo que es bien difícil tirar golpes al aire todo el día, más que nada termino exhausto.

Pero ya no justifico que los estímulos que las personas me arrojan como valdazos de agua helada afecten mi estado de ánimo negativamente, aunque, ¿A quién quiero engañar?, me afectan de una o de otra manera, poco a poco en el transcurso del día hacen merma en mi energía positiva, pero lo mejor de todo, es que cada noche que duermo recupero los deseos de superarme, así que, al demonio todo, que cada 6 o 7 horas de sueño son como una pausa del mundo y eso me ayuda.

No hay comentarios.:

National Geographic Photos