miércoles, octubre 31

Radiohead New Release "In rainbows"


Con anteriores publicaciones la siempre innovadora banda inglesa, Radiohead anunciaba la aparición de un nuevo disco que estaría disponible para el 1o de Octubre, con el cual se consolidarían cada vez más como una banda de nuevo siglo, puesto que debido a su ruptura con la disquera, ellos son los responsables de la distribución y venta de este su nuevo material, y vaya que si la banda se concreta a darle nuevo sentido a la escena musical tan contaminada de basura comercial y de productores de espíritu capitalista. Para principio de cuentas, me encuentro en una web que me permite bajar el material pagando lo que yo desee por el, desde 0 hasta "X" cantidad de libras, dependiendo el valor que tenga para mi.

Una vez que decido o que concreto la obtención del material, como todo buen melómano, empiezo con avidez a escuchar el material... ¡Vaya Sorpresa!, para principio de cuentas si algo se puede decir de la banda es que no pierden esa capacidad de reinventarse y con ella, sorprendernos. Escuchando levemente los primeros cortes, escucho algo bastante insospechado, un bitaje electrónico da inicio a "15 Steps", aderezado con el sonido de múltiples aplausos, dando entrada a la voz de Yorke, y posteriormente un ritmo de batería de lo más enérgico y una guitarra que en Greenwood no es muy común con un dulce sonido redondo proporcionado por una guitarra de pastillas sencillas. sumamente agradable hasta para el oído menos exigente, incluso en esos pequeños recesos vocales es fácil de imaginar al lider de la banda danzando en su errático estilo. Otra de las cosas que llama mi atención, es el hecho de que el bajista hace apariciones erráticas y esporádicas pero bastante sustanciales, caso que no es del todo perceptible en anteriores discos de la agrupación, y no solo en esta pieza si no en algunos más del disco. Desde luego que la cereza del pastel son todos esos sintéticos sónidos y las grabaciones de voces infantiles registradas, finalizando la pieza se escuchan esos espaciales sonidos creadores de ambiente típicos de la agrupación, que traen a mi mente ese tipo de escenas que recrea "Pyramid Song" o "Sail to the Moon".

El corte siguiente, "Bodysnatcher", Es un radiohead directo e inmediato, la manera en que la guitarra sintetizada introduce un riff pegajoso, recuerda los trabajos realizados en "Pablo Honey y "The Bends", además que la métrica es hipnotizante... misma que da entrada a la voz, en donde el juego de la regulación estéreo realza esa característica de la banda, que nos permite transportarnos a diversos espacios. Sin dudarlo es la pieza más identificable de la banda, en donde se aprecian reminiscencias de anteriores trabajos, con un puente que permite apreciar el delicado trabajo realizado en estudio, por la forma tan clara y precisa en que el ritmo de la sección de percusiones es apreciado, desde luego el increíble juego y ensamble de las guitarras con la melodía de la voz, crean la increíble magia que hace de esta banda una de las mejores del planeta; ¡ah!, pero hay algo que hace ser a esta canción la más parecida a sus anteriores trabajos, son los compases finales, en los cuales esa esquizofrenia generalizada de la banda se presenta nuevamente en la delirante guitarra de Greenwood, dando ese toque a la banda, como si alguien pidiera a gritos atención, sin realmente quererla o necesitarla; Yorke acompaña a su buen con un repetitivo verso, que acrecenta el efecto de claustrofobia, delirio y demencia.

En tercer término, se encuentra "Nude", balada en tranquilo ritmo que fácilmente lleva a quien la escucha a un letargo eterno e inacabado, apoyándose en recursos electrónicos para darle volumen y espacio dicha pieza, una difusa melodía como si fuese viento se escucha de fondo y la voz de Yorke nos conduce y entrega a esas sólidas líneas de bajo que dan estructura a este corte, la sección de percusiones es de nuevo impecable. La melodía vocal sirve como hilo conductor a lo largo de toda la pieza, escuchando por una parte los suaves acordes y acompamientos por parte de las cuerdas, siempre conservando ese toque meláncolico sumamente nostálgico, cual si fuese la incesante queja de una posmoderna sociedad que delata los males que la aquejan. Una pausa, el reingreso de toda la banda y una suave melodía vocal, continuan ese viaje interminable a través de los recuerdos y premoniciones, esa misma línea que dirige toda la pieza, la hace terminar.
Enseguida aparece "Weirdfishes/Arpeggi", que nos introduce mediante un beat de batería a un arpegio de guitarra, y posteriormente a uno distinto por parte de otra guitarra cual si fuesen contrapartes, yorke con voz suave susurra palabras que paulatinamente van tomando fuerza conforme los matizados sónidos se definene dentro de la pieza. Utilizando un muy elegante "in crescendo", los platillos van recibiendo más relevancia en la pieza, y esos arpegios pasan de sugerentes notas a declaraciones imposibles de evitar. Un pequeño descanso con un sintético piano dan un toque espiritual a la pieza, para que posteriormente la introducción de la sección ritmica de una insospechada fuerza, sin olvidar que una de los aspectos que hace a esta banda ser quien son, es la estúpenda manera en que son capaces de recrear situaciones, escenarios y vivencias que son tan íntimas y propias a cada escucha.

La pista No. 5 titulada "All i need", no es de mi total agrado, recuerda algunos cortes del "Hail to the Thief", en donde una sintética base apoya los vocales de Yorke. No puedo decir lo mismo sobre "Faust Arp" pieza que con su acompañamiento de guitarra y el complemento de cuerdas como cello y violín, permiten dar un perfecto marco a las letras de la banda.

"Reckoner", destaca por la fuerza y brillantez que se le da a la sección metálica de las percusiones, con la suaves guitarras y de nuevo esa sugerente melodía de voz, tiene para mi un tinte postapocalíptico, como si aunciáse algo que está por venir, un conjunto de notas que permite visualizar una sociedad decadente.

NOTA: las piezas 5,6,7, son para mi piezas, buenas pero no excelentes. "house of cards", la cual es una pequeña excepción pues muestra un poco más de luminosidad, sin dejar de lado el matiz soledoso de todos los demás cortes, eso si con cierta reiteraciones sónicas complementan excelentemente la propuesta vocal.

Sin embargo no puedo decir lo mismo de la "Jigsaw Falling into place", la cual particularmente es la favorita del disco, con una introduccón acústica, un beat orgánico enérgico, que da la entrad perfecta a una doble melodía de voz. Un calmo pero decidido Yorke introdue la lírica tan delicada que se torna visceral, un impuslo de pararse y perder la cordura se apodera de mi, o en caso de ir en automóvil, la necesidad de acelerar es inherente. Un pequeño riff reiterativo y bastante pegajoso, va dando cabido a un matiz que paulatinament va subiendo de tono, con una frase repetitiva uno se hipnotiza con facilidad por la propositiva melodía vocal. El bajo aparece ya no delicado y como base, sino exigiendo la atención del escucha aumentando la histeria y la desesperación de no obtener lo que uno anhela. Terminando en un estrepitoso final, súbito; sin más pena ni gloria.

Considero la última pieza como la más enigmática o la más inconclusa de todas, pues todavía no puedo definir si este corte de métrica lenta, la amo o la odio. Inicia con los acordes clásicos de piano de la banda, y la suave melodía vocal, donde el bajo hace un muy grato acompañamiento a las frases aulladas, a destiempo aparecen las percusiones sampleadas de algún sintético sónido, misma que remontándonos al nombre del track "Videotape", ve a la vida como una sucesión de imágenes proporcionadas por un medio mecánico, cual si el transcurrir fuese a única fuerza imparable. Por demás melancolica, triste y desolada, con una breve introducción de contratiempos al final, que parecieran dar cabida a un cambio de ritmo y una posterior explosión, pero que solo reposa en la buena intención, me hace imaginar a alguien caído, que tiene pocos intenciones de levantarse y que ha decidido padecer de sus males, de esos demonios mentales que en él residen. Ojalá supiera cómo matarlos, cómo acabar con ellos, pero la cinta, no tiene revés es siempre igual, así como siempre actuamos sistemáticamente en esas tensas situaciones.

Para concluir creo que el disco es una propuesta fresca y porqué no, distinta de la banda, en donde podemos verlos un poco más lúcidos, con un poco más de color. Al parecer la melancolía eternizada ha cambiado un poco en ellos, y de acuerdo al nombre del proyecto In Rainbows recrea esa amplia gama de sentimiento que, cual gama de colores de este fenómeno natural, en ocasiones se oponen y en otras son tan similares que se confunden unos con otros. Lo que me parece más gratificate de escucharlos como banda, después de oir el proyecto solista de las dos cabezas creativas, es que identifico claramente o más bien un poco más lucidamente, las influencias y decisiones que toma cada uno de ellos. A Yorke lo responsabilizo de esos beats y esas dulces pero dolientes melodías vocales, a Greenwood, lo veo como el creativo un poco más clásico que da cabida a instrumentos de cámara en las composiciones, mismos que redondean las piezas estúpendamente, y las guitarras squizos, son parte de la personalidad de este estúpendo músico también.

Como comentario final, espero reunir el valor, de gastar los casi $1000 pesos que cuesta el material; porque tengo mi fe que los cortes que uno no consigue gratis, tienen mucho de atrayente y de sorprendente. En resumidas cuentas, un disco muy estudiado muy bien trabajado y con demasiadas sorpresas como para asimilarlas en las primeras 50 veces que se recorre.

2 comentarios:

Humberto dijo...

que ondas
pues muy buena tu reseña, a mi tambien me gusta mas la de Jigsaw Falling Into Place, y bueno solo como un comentario, en la canción de VideoTape hay una version en que el cambió de ritmo si se hace jejeje en la primera xD

Eduardo López Verástegui dijo...

Ahí está la reseña, la hice tal y como me fluyó, y efectivamente bodysnatchers y Jigsaw son las rolas que conservan un poco más de esa esquizofrénica energía del Radiohead tradicional. Cuando gustes echate la vuelta por el sitio, Gracias

National Geographic Photos