miércoles, marzo 4

Los temibles trámites


Se que no soy la única persona que pasa por estas incómodas situaciones, estoy consciente de que todos en un punto de nuestra vida, tenemos que estar en la incómoda situación de hacer un trámite, ya bien se de gobierno, o de escuela, pero a fin de cuentas es un trámite; y es algo que te desquicia, pero ni modo, tienes que realizarlo, porque aunque fuera lo ideal para un radical como yo, ¡NO PODEMOS ESTAR FUERA DEL SISTEMA!.

Hace unos días tuve que ir a una universidad de mucho renombre en mi localidad, -aunque no por eso garantice en lo más mínimo, que por eso sea muy buena heee-, a ver porque no me habían depositado aún por una materia que imparto ahí, cual fue mi sorpresa que me atendió una chica de buen ver, pero como era de esperarse, era la clásica burócrata o funcionaria que te dice con la mirada indiferente, ¿qué se le ofrece?, ¿en qué puedo ayudarl?, aunque lo último en el mundo que ella intente es echarte la mano. El caso es que le comenté mi problema y cuando menos lo pienso, se levanta sin decir nada y arranca para adentro, luego sale, me da un papel y me dice: "ahí con esta señorita te comunicas a ver qué ondas", pero ya para esto se había tardado un poco y regresó sonriendo -probablemente alguien le contó algún chiste o chisme-, y es ahí cuando más miedo me dio, prefiero que me traten con la clásica indiferencia y frialdad, porque desconfío más cuando alguien sonríe porque te engaña, te hace pensar que harán algo por ti, cuando no les importa un bledo y más cuando se acerca la hora de salir...

Pero bueno, le mandé un mail a la persona encargada, ya hace dos días y no he tenido respuesta, creo que necesitaré ir de nuevo y más que nada en el horario que ella trabaja porque no tiene horario corrido, y a la hora que sale yo estoy en la oficina aún, complicada se ha vuelto la vida, jajjaja, a lo mejor era más sencillo en tiempos de la conquista con el sistema de trueque, jajaj, pero en fin, quien sabe, solo Dios que está ahí arriba podría decirlo, lo único que yo sé, es que de estar en esa situación, yo de verdad trataría de hacer algo diferente, no se que opinen ustedes, se los dejo a su fina consideración. PERO ¿QUE? ¿¿¿LES HA PASADO EN ALGUNA OCASIÓN??? SOLO EN MÉXICO SEÑORES Y SEÑORAS

4 comentarios:

Werou dijo...

Jajaja nunca conforme con nada, pero creo que esta vez tienes razón. Los tramites en su mayoría son muy desesperantes pero si son necesarios para recibir tu sueldo me imagino no lo puedes evitar, deberias contarnos como te fue con tu tramite de la visa para saber que tan desesperante fue. Saludos

Eduardo López Verástegui dijo...

jajajajaj, ese trámite más que desesperante es denigrante, pinches gringos te ven como si olieras a mierda, o si les pidiera un favor, cuando desde el inicio de nuestra rélación con ellos, nos explotan y nos sacan provecho.

pero afortunadamente me aprobaron la visa, y ya podré viajar al otro laredo, confío que las cosas salgan bien y para fines de este mes, haga mi primer viaje hacia allá. A ROCANROLEAR MI BUEN WERO; A ROCANROLEAR

VenusAngeline dijo...

Eres eduardo el amigo de la gina o me confundo?, encontrè de casualidad tu blog. Y mira, a mi me han tocado hacer muchos tràmites burocràticos y es lo màs patètico del mundo, y lo patètico no es solo los pasos que se deben hacer antes de llegar a la meta, sino las personas que estan al cargo. Te tratan con la punta del pie, yo creo que es porque se sienten tan inferiores que el minimo cargo que les de un poquito de poder lo aprovechan para sentirse superiores y mejor consigo mismos. Tu sigue echandole ganas, sin mala cara pero con paso firme.
Saludos.
Soy Denisse por cierto.
Y si no eres el eduardo que yo digo entonces ups! sorry jaja.

Eduardo López Verástegui dijo...

Hola Deniss, si, soy yo Eduardo amigo de Gina; así que la disculpa al final queda descartada :D. Si, es que fijate que es sin lugar a dudas uno de los males de estos tiempos modernos, la burocracia y como bien haces notar, lo que es aún más deprimente, es el hecho de que algunas personas utilicen un puesto para sentirse "superiores", o más bien como "distinguirse" de los demás, lo que a todos al emnso en alguna ocasión nos ha tocado escuchar del otro lado, que los que parecen más mexicanos son lo que menos quieren hablar español y hacen menos a los paisanos.

Es algo triste, sin lugar a dudas, pero es qué se puede hacer si cada quien toma sus decisiones y debe estar al pendiente de sus consecuencias. Un saludote y aquí estamos a tus órdenes, los mejores deseos y hasta pronto

National Geographic Photos