domingo, agosto 19

Primer ensayo de Tonico

Son sucesos inexplicables, pero cuando pasan uno agradece mucho a Dios por esos pequeños detalles. El día de ayer después de dos años de no reunirnos TONICO, nos reencontramos para dar a la gente buen rocanrol, tiempo atrás habíamos estado trabajando en una producción discográfica que nunca se concretó, y en verdad fue bueno porque la banda era un poco más endeble en ese entonces. El caso es que la reunión de ayer nos demostró a todos algo; debemos de estar juntos para poder hacer importante, pues cada uno tiene cierta magia a la hora de tocar y eso es lo que hace que valga la pena estar en la misma banda. Aprovecho este post para dar una disculpa pública a mis compañeros Wero y Chinampa por el tiempo que nos separamos y que aunque todos sentíamos que nos faltaba algo, no se había podido concretar ningún proyecto, y lo más imprtante agradecer a todos los compas, Yogui, Rodri, Amanda, Elvis, Lolo, a todos en serio que el apoyo se siente cañón y esa energía hace que uno le pegue con más ganas al instrumento.

Ya en cuestión del ensayo, recién nos juntamos, teníamos un cochinero, cual es clásico si tenías dos años sin tocar dichas rolas ¿no?, pero pues una vez que el Lolo se instaló en la batería, empezó lo bueno, sacando del baúl de los recuerdos los acordes y las letras de nuestras canciones. A las pocas horas se descompuso una bocina, entonces, quedamos sin voz, pero eso no impidió para nada que yo gritara cada nota a todo pulmón, pero desde luego contra la batería nada se puede. Más eso no nos detuvo, estuvimos recordando las canciones, sintiendo que por un momento el mundo se detuvo, y que valió la pena esperar, en pocas palabras estabamos haciendo lo correcto, eso ni dudar. Lo que más nos gustó es que después de un rato fuimos por un amplificador para mi guitarra (una les paul honer, del ELVIS), pero decidimos hacer una sesión acústica, y nuestros compas, estuvieron ahí igual que nosotros ávidos de oir las rolas, de cantarlas y disfrutar un rato de buen rocanrol, todo un éxito esa sesión acústica, y lo mejor el convivio posterior. Lo que si, es que hoy Domingo me desperté apenitas para ir a cantar misa, con una resaca tremenda, pero valió la pena HABÍA QUE FESTEJAR, ESO NI DUDARLO. Prometo fotos del próximo encuentro, si malamente no tomamos, pero son detalles que iremos puliendo. AHORA SI ESTOY COMPLETO, TENGO TODO LO QUE SIEMPRE HE QUERIDO, YEAAAAAAAHHHH

2 comentarios:

EL_JUGLAR dijo...

claro hermano!!!

los guitarrasos y los gritos, los tamborazos sin ton ni son, y algun sonido aleatoreo que suene amelodia... hacen de la vida de algunos, mas llevadera...

es genial!!!!

Eduardo López Verástegui dijo...

Siii, es como un regocijo espiritual, el poder expulsar el aire de los pulmones en forma de melodías, y sentir que por un momento el espacio se rompe con las notas que emiten las cuerdas de una guitarra, un bajo o bien un cuero tensado, golpeado con cualquier objeto. YO AMOR EL ROCANROL, gracias por pasar por aquí carnal que estés muy bien :D

National Geographic Photos